Vínculos Familiares

Vínculos Familiares


Mamá

¿Qué es el puerperio?

 

 

Vínculos familiares del bebé  - Relación con la Mamá

El puerperio es el periodo después del parto en que el organismo recupera la situación previa al embarazo, y comprende las seis semanas siguientes al parto.

 

 

En general cada persona es diferente, por lo que lo más recomendable es que consultes con un gineco-obstreta, para que sea él quien valore tu estado físico durante este proceso.

 

En general sólo le podríamos decir que en este momento es muy importante que te cuides, sigas una dieta sana; sobre todo si estás amamantando, ya que necesitas un aporte calórico correcto y con todos los nutrientes necesarios, así que no es el momento de seguir dietas restrictivas.

 

¿Qué puedes hacer para recuperarte después del  parto?

 

Días después de haber dado a luz, el útero vuelve a su tamaño normal (previo al embarazo). Esto es lo que se llama involución uterina: la cual se lleva a cabo por la presencia de una serie de contracciones que pueden parecer cólicos menstruales.

 

Si estás lactando, quizás sean más notables, por lo que las compresas calientes* pueden ayudar. Si la molestia es importante consulta a tú médico.

 

Algunos consejos que te pueden ayudar son:

 

Muévete suavemente. Tal vez sientas ganas de hacerlo, pero un poco de movimiento puede aumentar la circulación, lo que acelera el proceso sanativo. Caminar por algunos minutos (4-5 minutos) en varios momentos del día, además de promover cambios de posición constantes para favorecer la recuperación.

 

Toma mucha agua. Es importante que tomes al menos 8 vasos de agua diarios. Esto ayuda a estimular la producción de leche, mejora la circulación y ayuda a aliviar el estreñimiento.

 

Amamantar: Lactar es beneficioso para tú salud y la del bebé. Ayuda a estimular las hormonas que ayudan a regresar el útero al tamaño que tenía antes del embarazo. También ayuda a perder peso a un ritmo adecuado, ya que utiliza el tipo de grasa especial que acumuló durante el embarazo antes de que se convierta en parte fija de su figura.

 

Si estás lactando te recomendamos consultar con tú médico acerca de tomar un suplemento alimenticio como Enfamom® de Mead Johnson® que te dará los nutrimentos necesarios para mantenerte bien alimentada y darle la mejor leche a tu bebé.

 

No hagas dietas para adelgazar. Si pierde peso con demasiada rapidez, esto puede afectar la producción de leche en el momento en que el bebé está creciendo velozmente y necesita comer más.

 

¡Descansa! Si te sientes agotada, el cuerpo podrá recuperarse mejor del esfuerzo del parto y el alumbramiento. Procura tomar una siesta cuando el bebé lo haga.

 

Si tú bebé nació por parto te sugerimos un descanso adecuado por dos semanas, al final de este tiempo te sentirás mucho mejor y lista para retomar las actividades habituales.

 

Si tú bebé nació por cesárea, toma cuatro semanas de descanso y estarás lista para incorporarte a tu nueva vida. De cualquier manera, recuerda que deberás tener una consulta de evaluación con el ginecólogo entre las 4 y 6 semanas después del nacimiento del bebé para evaluar la adecuada recuperación.

 

Comunicación. Alivia parte del estrés que te produce el nuevo rol "ser madre", quizá por primera vez, compartiendo tus preocupaciones con la familia más cercana. El simple hecho de  exteriorizar los sentimientos te ayudará a descargar la ansiedad.

 

Cambios emocionales

 

Una vez que concluye el embarazo en tu cuerpo se producen una serie de cambios acelerados que impactan en el estado emocional, sobretodo porque los niveles hormonales se han modificado (algunas hormonas descienden y otras incrementan su producción para la lactancia).

 

Por lo tanto es NORMAL que por un par de semanas la nueva mamá se sienta por momentos la mujer más feliz de la tierra y en otros no quiera ver a nadie. Los cambios emocionales pueden ser muy drásticos pero son transitorios y son parte de su recuperación por lo tanto tenga paciencia y déjate consentir.

 

También es importante que sepas que más que los cambios hormonales y la propia recuperación que estas viviendo lo más difícil será:

 

  • Manejar el propio nivel de auto exigencia: "Ser la madre perfecta", ¡alguien te lo dijo y tú te lo crees!

  •  

  • Controlar la intervención de la familia en el cuidado del bebé.

     

 Estas situaciones son las que en realidad pueden hacer más difícil esta etapa: te podemos recomendar que expreses a tu familia que actitudes te incomodan, y ellos sabrán entender si lo expresas en el momento; si te lo guardas, probablemente asumas actitudes que desconcierten a la familia y que cada quien interprete la situación lo que a la larga te traerá más problemas.

 

Reacciones del bebé en ocasiones poco justificables para ti, por ejemplo un llanto inconsolable cuando ya le diste de comer, lo cambiaste, puede llegar a desesperarte y dejarte la sensación de "no ser una buena madre", el interpretar las necesidades de tu bebé adecuadamente te llevará algunos días, pero pronto te volverás una experta; pero mientras eso sucede asegúrate de contar con suficiente información sobre las necesidades de tu bebé en cada etapa y si surge alguna duda comunícate de inmediato con tu pediatra.

 

Depresión

 

Es normal que existan cambios emocionales una vez que se resuelve el embarazo, pero estos no deben prolongarse más allá  de tres semanas, si tú por más que te esfuerzas no tienes ganas de hacer nada, no tienes apetito, te sientes cansada en exceso, no puedes evitar pasar tiempos prolongados de sueño por el día o sientes ganas de llorar a todo momento; deberás consultarlo de inmediato con tú médico familiar y quizás requieras de ayuda profesional (psicólogo) para enfrentar las nuevas responsabilidades.

 

Pareja

 

Pareciera que la mamá es la que lleva la peor parte en esta situación: acaba de nacer tu bebé, tienes muchas molestias y aún así debes atenderlo, te puedes sentir  incomprendida, etc. Sin embargo el nuevo Papá no la esta pasando nada bien, no sabe como apoyar, se siente torpe, y además se siente excluido de esa relación tan estrecha que se ha establecido entre "mamá y bebé".

 

Será importante que tomes la iniciativa para que el papá participe de los cuidados del bebé. Probablemente al inicio sea ¡un poco brusco o demasiado lento! Pero con paciencia y constancia el aprenderá muy rápido y será de gran ayuda para usted saber que ahora si esta compartiendo las actividades y responsabilidades en esta nueva etapa "la maternidad y la paternidad responsable"

 

¡Y nuestra relación de pareja, ¿donde quedo? Se ha malentendido que la maternidad excluye la relación que como pareja habían consolidado. Será importante encontrar los momentos para platicar  de como se sienten, y que necesitan para volver a reorganizarse como una nueva familia sin descuidar la intimidad.

 

Muchas mujeres no tienen deseos de reiniciar su actividad sexual por las molestias obvias durante la recuperación, el no dormir por las noches genera un agotamiento excesivo y el estrés de todo el día no ayuda para planear una cena romántica, por lo que la COMUNICACIÓN es fundamental. Es importante que él sepa lo que tú estás viviendo y que sepas como se siente él.

 

 

Si estás embarazada

 

Tu pequeño debe ser preparado con tiempo para la llegada de un hermanito. Todos los cambios que sucedan en casa como parte de los preparativos para recibir al nuevo miembro de la familia deben planearse con anticipación y él tiene que estar involucrado.

 

Antes de dar la noticia de la llegada del nuevo integrante, hay que conversar con él/ella/ellos por ejemplo sobre algún amiguito que tenga hermanos y llevarlo a pensar que para él también sería lindo tener un hermanito.

 

Llegado el momento que los padres crean conveniente para dar la noticia, se debe dar al niño una explicación de acuerdo con su edad.

 

Cuando falte poco para el nacimiento, hay que prepararlo para los cambios que se van a producir en sus costumbres durante los días que la madre estará internada. Esa "ausencia" momentánea de la madre no debe tomarlo de sorpresa, ya que la falta de explicaciones al respecto hace que el niño tienda a pensar que perdió a su mamá y que la ausencia es definitiva.

 

 

El nuevo bebé en casa

 

Después de nacer el hermano,  trata que tú pequeño no se sienta en segundo plano. Ya que el recién nacido va a recibir regalos, es necesario que el/los mayores también los reciban.

 

Aún en el caso de que el pequeño esté bien preparado para la llegada del hermanito, siempre va a pasar por un período de adaptación en el que se pueden presentar conflictos. Es necesario tenerle mucha paciencia.

 

 

* Compresas Calientes: toallitas ligeramente remojadas en agua caliente, las coloca en la parte inferior del vientre.

La Leche Materna es el mejor alimento para su bebé.