Embarazo

Embarazo


 

Nutrición

 

 

¿Qué alimentos y hábitos alimentarios son los mejores para ti al final del trimestre?


Aprende a descubrir cómo te pueden ayudar las etiquetas de los alimentos para planear un embarazo sano.


De la vitamina A al Zinc, aprende acerca de los nutrimentos que necesitas para un embarazo sano.

 

 

Nutrimentos para Crecer

 

Tanto el cuerpo de tu bebé como su cerebro se están desarrollando rápidamente. ¿Cómo lo puedes ayudar? La respuesta es que necesitas una nutrición completa incluyendo suficiente calcio para el crecimiento de sus huesos y suficientes proteínas, las cuales son los bloques de construcción de los músculos y tejidos de tu bebé.


Conforme crece tu estómago, comer lo suficiente puede ser un reto. Si sientes que ya no hay suficiente espacio para comer tres comidas regulares, entonces intenta cinco o seis "mini comidas" para mantener tu nutrición. Esto ayudará a tu energía también. Siempre con la asesoría de tu ginecólogo y nutriólogo.

 

Debido a que tus necesidades proteicas son altas en todo momento, necesitarás vitamina B6, la cual ayuda a tu cuerpo metabolizar otras proteínas. La vitamina B6 se encuentra en una gran variedad de alimentos tales como el pollo, pescado, soya, brócoli y plátano. Las buenas fuentes de proteínas incluyen carne roja y legumbres, las cuales también son fuentes de hierro. Ahora mismo, tu bebé necesita almacenar hierro para sus primeros meses de vida.


Al preparase para la vida en el mundo externo a tu matriz, el cerebro de tu bebé está sufriendo un rápido desarrollo. Los ácidos grasos omega 3 tal como el DHA (ácido docosahexanoico) potencian esta expansión. El zinc también es crítico para el desarrollo cerebral.

 

Manteniendo tu ingesta de proteínas, vitaminas y otros nutrimentos, ayudas a tu cuerpo a recuperarse y ayudarás con la reparación de tejidos después del parto. Así que asegúrate de planear comidas y bocadillos balanceados, y continúa tomando un complemento prenatal que tu médico te recomiende.

 


Hábitos saludables

 

Si sientes que constantemente estás corriendo al baño, puedes estar tentada a tomar menos líquidos, pero la correcta hidratación es crítica ahora y puede ayudar a reducir o prevenir el estreñimiento. Así que trata de tomar un mínimo de ocho vasos de líquidos cada día.

 

También puedes sentirte menos ágil ahora, aún así, el ejercicio es importante para ayudarte a estar apta para el parto y las demandas de la maternidad temprana. Si tu vieja rutina de ejercicios parece demasiado, divide tus actividades en varias sesiones cortas, o sólo haz una caminata. Pregúntale a tu médico acerca de los ejercicios que pueden ser correctos para ti durante este último trimestre.

 

 

Conocer Tus Etiquetas de Nutrición

 

Buenas noticias para las mamás conscientes de la nutrición. Casi cualquier cosa que tomes en el supermercado en estos días viene con una etiqueta que menciona los puntos nutricionales e ingredientes. Esto facilita planear comidas saludables durante el embarazo, cuando cuentas lo que comes.

 


Vistazo a una buena nutrición

 

Las etiquetas de los alimentos pueden ayudarte a que obtengas los nutrimentos que necesitas para apoyar el rápido crecimiento de tu bebé. Algunas de ellas son el Hierro, Zinc y ácido fólico. Las etiquetas te pueden ayudar a rastrear la ingesta de fibra o de grasa y asegurar que estás recibiendo una dieta balanceada.

 

Las etiquetas también te pueden ayudar a seleccionar los alimentos o ingredientes que no puedas o no quieras comer. Esto es especialmente importante si eres alérgica a alimentos tales como cacahuates, huevos, leche, trigo o sulfitos.


Y si eres vegetariana, las etiquetas te pueden ayudar a verificar que los alimentos no se hayan hecho con productos de origen animal.

 


Sirviendo por arriba de la verdad

 

 

No te engañes por lo común de las etiquetas. La leche "descremada" contiene 2% de grasa en peso, pero 35% de sus calorías provienen de la grasa.


También, siempre verifica los tamaños de las raciones. Algunos fabricantes tratarán de hacer creer que la cantidad de grasa o sal de sus productos es baja, marcando el tamaño de las raciones irrealmente bajas.


Así que la siguiente vez que vayas a comprar comida, empieza a poner atención en las etiquetas. De esta manera, de ahora en adelante, te podrás etiquetar a ti misma como una gran mamá.
 

La Leche Materna es el mejor alimento para su bebé.