Desarrollo del bebé - Embarazo

Embarazo


 

Nutrición

 

En esta sección, podrás aprender más acerca de una buena nutrición y un embarazo saludable. Así como conocer cuáles son los nutrimentos críticos para tus primeros tres meses de embarazo.

 

 

Comprendiendo la Nutrición

 

Acabas de embarcarte en un viaje emocionante de nueve meses que promete estar lleno de toda clase de momentos memorables.


Al igual que con cualquier viaje importante, quieres prepararte tanto como sea posible, y asegurarte que tengas suficiente combustible para llegar a tu destino.

 



Una Dieta Balanceada

 

 

Obviamente, en este caso, el combustible viene en forma de alimento. Puesto que tú no eres la única que va en este largo paseo, es importante que recibas el combustible más eficiente. En otras palabras, obtén lo máximo de una sana nutrición. Come alimentos ricos en nutrimentos, como vegetales, frutas, pescado, alternativas de carne y cereales enteros. Las grasas, proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales que obtienes de estos alimentos son críticos para el desarrollo del cerebro, ojos, huesos, oídos y corazón de tu bebé.


Para cerciorarte de que cubres todas las bases de nutrimentos, puede que quieras delinear su plan alimentario por anticipado; el cual debes comentar con tu ginecólogo. Si estás baja de algún nutrimento en una comida, compénsalo en otra. Si estás preocupada de que te pueda estar haciendo falta algo, pregúntale a tu doctor sobre vitaminas y minerales prenatales.


Asegúrate de tomar mucha agua. No solamente le ayudará a tu cuerpo a transportar nutrimentos importantes a tus células, sino que eliminará los desechos que no son buenos para ti ni para tu bebé. El agua también te protegerá de la deshidratación y fatiga relacionada al embarazo.


Recuerda que tu alimentación es la clave para un mejor desarrollo en tu bebé; por eso te recomendamos preguntes a tu Dr. por Enfamom de Mead Johnson.

Enfamom, es un suplemento alimenticio especial para el embarazo y el periodo de lactancia que te brinda proteínas, calcio, hierro y ácido fólico que tu cuerpo necesita y que como parte de una dieta balanceada, favorece el desarrollo de tu embarazo; así como en un futuro, la calidad de la leche materna.

 

 


Aumento de peso

 

 

Aunque estás comiendo mejor que nunca, aumentarás de peso, después de todo tienes a un bebé creciendo dentro de ti.


¿Cuánto puedes esperar que aumentes?


En promedio, de 10 a 12 kilos. Naturalmente, esto variará dependiendo de tu tipo de cuerpo. Si eres delgada, puedes necesitar aumentar un poco más para guardar la energía extra necesaria. Si empezaste un poquito más pesada, deberás de cuidar más, el incremento de tu peso.


Por supuesto, tú no eres la única que está aumentando todos estos kilos. Tu bebé representa cerca del 25% de este peso extra. Su ambiente, el líquido amniótico y la placenta, representan otro 10%; el resto se va al "servicio de soporte" de tu cuerpo. El volumen de tu sangre, y el tejido del pecho y útero han incrementado; así como tus reservas de grasa. Recuerda que estos depósitos temporales son una fuente necesaria de energía para tu bebé, y ayudarán a darle el mejor inicio en la vida.


Hay una cosa más a tener presente. Ganar estos 10 a 12 kilos no requieren de mucha comida extra. Durante tu embarazo, necesitas solamente cerca unas 300 calorías extras por día, pero estas calorías deben ser adquiridas con una nutrición balanceada.


Recuerda que tu viaje será mucho más suave si usas el combustible correcto.

 


Una guía de nutrimentos para tu bebé y para ti

 

 

Probablemente sabes que el hígado, huevo, queso y leche contienen proteínas; pero sabías que: ¿también son fuentes de vitamina A?. Y ¿Estás enterada de que tu cuerpo necesita más hierro conforme avanza tu embarazo?
Con tantos nutrimentos tan importantes, es difícil identificar la mejor dieta. Afortunadamente en esta sección contamos con estos artículos que te ayudarán a saber justo lo que tú y tu bebé en desarrollo necesitan.


Recuerda que es importante que consultes a tu ginecólogo para saber cuáles son las principales vitaminas que debes ingerir durante el embarazo.

 

 

 
Mamás con Necesidades Especiales

 

 

 

La buena nutrición es la piedra angular de un embarazo pero, ¿qué pasa si estás esperando gemelos? o ¿si ya eres mayor? o ambas. Por ende también te preguntarás si estas circunstancias podrían afectar tu dieta.


Aquí te presentamos algunas guías generales para todas ustedes mamás con consideraciones especiales. De esta manera, podrán darse una idea de "en qué pensar" antes de hablar con su doctor acera de una dieta.

 

 


1.    Madres mayores

 

 

Cada vez más mujeres están teniendo bebés a edad más avanzada. Afortunadamente, un estilo de vida saludable es un factor más significativo que la edad biológica respecto al riesgo de complicaciones en el embarazo. Para mantener tu perfil de salud en buen estado, necesitas comer bien, mantener tu peso dentro del rango normal, hacer ejercicio y siempre evitar el consumo cigarros, alcohol y cafeína. Antes de hacer ejercicio consulta a tu médico, para que te indique el tipo e intensidad de la actividad física que puedes hacer.


Si tienes más de 35 años y estás embarazada, tus necesidades nutricionales son las mismas que alguien de menor edad y el incremento de energía será también de 300 kcal extras a tu requerimiento diario. Solo ten en cuenta que las mujeres tienden a almacenar grasa más fácilmente conforme aumentan de edad, y existe un ligero incremento en el riesgo de presión arterial alta y diabetes gestacional. Sin embargo, ambas condiciones se pueden controlar al observar lo que comes y siguiendo una dieta balanceada adecuada en proteínas y carbohidratos y  con un menor aporte en grasa.

 


2.    Madres vegetarianas

 

 

No hay duda al respecto, ser vegetariana tiene ciertos beneficios para tu salud. Sin embargo, si tu tipo de dieta es vegetariana y estás embarazada, recuerda que tus requerimientos de proteína son altos en todo momento; por lo tanto, procura consumir huevo al ser una fuente adecuada de ácidos grasos omega 3 y Colina. Si eres vegetariana estricta, conseguir una proteína de alta calidad puede ser más difícil, por esta razón no olvides combinar cereales y leguminosas.


Es conveniente el consumo de leche por ser fuente de proteínas, vitaminas D, B12 y riboflavina, sin mencionar el calcio. Los productos fermentados de soya tales como el miso, tempeh, y fórmula de soya son buenas opciones para tener calcio y proteínas en tu dieta, pero siempre procura combinarlos con cereales, ya que la soya es una leguminosa. Y pregunta a tu médico acerca de suplementos vitamínicos.


Finalmente, asegúrate que estés consumiendo el adecuado aporte de calorías para mantenerte a ti y a tu bebé fuertes.

 


3.    Madres con diabetes

 

 

La diabetes gestacional afecta del 5 al 10% de mujeres embarazadas en México. Si se maneja correctamente, no debe complicar tu embarazo.


Es muy probable que se pueda incrementar tu azúcar sanguíneo. Para evitar desarrollar diabetes gestacional necesitarás llevar una dieta que controle tu azúcar sanguíneo. Esto lo puedes hacer al minimizar tu ingesta de postres, dulces y bebidas dulces.


Otra manera de mantener tus niveles adecuados de azúcar en sangre es a través de la práctica de un ejercicio suave. Además de distribuir tus comidas a lo largo del día cumpliendo con un desayuno, comida y cena y dos colaciones ligeras. Tu médico y nutriólogo te deberán ayudar a crear un plan adecuado para ti.

 


4. Esperando a más de uno

 

 

Actualmente el número de nacimientos múltiples es mayor.
Por lo que si estás esperando dos, incluso tres o más bebés, existen varias razones para una buena nutrición. Entre más bebés, existe más competencia para la nutrición y es por esto que los gemelos e hijos múltiples tienen mayor riesgo de bajo peso al nacer y nacimiento prematuro. Asegúrate de comer una dieta de calidad que pueda soportar a todos. El hierro es especialmente importante para las mujeres que están esperando gemelos, así que come mucha carne roja y hortalizas de hojas verde obscuro con unas gotas de limón.


Naturalmente, aumentarás más peso si estás embarazada de dos o más. Por ende, desarrolla una dieta con tu médico y nutriólogo, evitando el riesgo de exceso o deficiencia en el consumo de calorías. Es doblemente importante hacer la cuenta de todas esas calorías.

 



5. Madres con reposo en cama

 

 

Si tu médico te puso con reposo en cama, necesitas proporcionar nutrición para tu bebé en crecimiento sin aumentar mucho de peso. Asegúrate que tu dieta incluya alimentos ricos en nutrimentos.


Pídele a tu esposo, familiar, o amistad, que te preparen alimentos ligeros y bocadillos sanos que puedas mantener cerca de tu cama, como frutas y vegetales cortados en lugar de frituras o dulces, y tu bebé estará comiendo algo saludable también. No te olvides de ingerir suficiente agua.


Para mantener tu sangre en circulación, recuéstate sobre tu lado izquierdo tanto como sea posible. Trata de no recostarte sobre tu espalda. Esta posición pone presión sobre la vena que lleva sangre de la parte inferior de tu cuerpo hacia tu corazón. Después de todo, es importante tratar bien a tu corazón, pues tu bebé cada día está creciendo más. 
 

La Leche Materna es el mejor alimento para su bebé.