Embarazo

Embarazo


 

Nacimiento de tu bebé

 

 

¡Felicidades!

 

Los nueve meses que dedicaste a la Buena nutrición han dado fruto. Ahora tienes en tus brazos un precioso bebé sano.

 

Aunque ya no estás embarazada, sigue siendo importante alimentarte bien. Hacerlo ayudará a la recuperación de tu cuerpo y también te ayudará a cumplir con las demandas de la maternidad.

 

 

Desarrollo del bebé - Nacimiento

Si estás lactando a tu bebé, comer bien es indispensable para que mantengas una producción adecuada de leche. No escatimes en los nutrimentos. Recuerda que la leche materna es el mejor alimento y debe ser tu primera opción siempre que sea posible. Además de que contribuye con la salud y con una nutrición que estimula el crecimiento y el desarrollo saludable de tu bebé

 

Lo creas o no, tus necesidades de  energía son mayores ahora de lo que eran cuando estabas embarazada. Necesitarás alrededor de 400-500 calorías adicionales al día de las que requerías antes del embarazo. Asegúrate de que sean calorías de calidad.

 

En estas primeras semanas, la mayoría de los bebés muestran reflejos por instinto como el de succión, el de cerrar sus manos cuando sienten algo en la palma y el sobresaltarse en respuesta a ruidos fuertes o movimientos repentinos.

 

Nutrir a tu bebé es un trabajo de tiempo completo. No olvides darte un tiempo entre las fotografías, los alimentos y  los cambios de pañales para llevar un registro de lo que piensas y sientes cada vez que hace algo por primera vez.

 

 

Nutrición del recién nacido

 


El cuarto trimestre

 

 

Estás iniciando "el cuarto trimestre". Así le llaman los expertos a los primeros tres meses de vida de tu bebé. ¿Por qué? Porque esta fase es tan crítica para el desarrollo de tu bebé como lo fueron los tres primeros trimestres. Y llega a ser físicamente más demandante para ti.

Al igual que con los primeros, podrás hacerle frente mejor a este reto con una dieta balanceada y mucho descanso.

 


Lactancia

 

Después de nueve meses de anticipación, tu primer contacto cara a cara con tu bebé es una experiencia inolvidable. Asombrosamente, a pesar de su visión borrosa, tu bebé reconoce tu cara solo unas horas después de nacer. Llegó al mundo con un sentido del olfato muy agudo y un apetito natural con preferencia por ciertos sabores.

Durante los primeros años de vida, el desarrollo del cerebro es determinante, así como la formación de huesos, dientes, músculos y tejidos. Por lo que una buena nutrición es factor clave en esta etapa.

Recuerda que la leche materna es el mejor alimento y debe ser tu primera opción siempre que sea posible. Contribuyendo así, con la salud y una adecuada nutrición que estimulará el crecimiento y el desarrollo saludable de tu bebé.
La leche materna contiene:

 

  • Prebióticos, son un tipo de oligosacáridos, que estimulan el crecimiento y actividad de bacterias intestinales benéficas para la salud. Y ayudan a fortalecer sus defensas para prevenir enfermedades.

     

  • DHA2 y ARA3 dos ácidos grasos esenciales para el desarrollo del cerebro, que favorecen el desarrollo mental y visual de tu bebé.

     

  • COLINA, un nutrimento esencial componente del acetilcolina, importante  para las funciones cerebrales, como la memoria y el aprendizaje.

     

  • Hierro, ayuda a reducir el riesgo de anemia y el correcto funcionamiento del cerebro de tu bebé.

     

Cuando los bebés son menores a un año de edad, no se recomienda que consuman leche entera de vaca; ya que tiene mayor nivel de solutos (proteínas, sodio y potasio) y la relación de sus proteínas Caceina 60% y Lactoalbúmina 40% es más difícil de digerir durante los primeros meses. Además de tener niveles bajos en vitamina C, cobre y hierro.

Durante la lactancia, te recomendamos preguntes a tu médico acerca de la importancia de Enfamom de Mead Johnson para tu consumo.

Enfamom es un suplemento alimenticio especial para el embarazo y el periodo de lactancia que le da a la mamá: proteínas, calcio, hierro y ácido fólico que su cuerpo necesita y que como parte de una dieta balanceada, favorece la calidad de tu leche.

Si por alguna razón, no puedes seguir alimentando a tu bebé, te recomendamos preguntar a tu médico por una alimentación durante el primer año de vida, que contenga nutrimentos que apoyan su desarrollo; tales como: Prebióticos, DHA, ARA, Colina y Hierro.

La Leche Materna es el mejor alimento para su bebé.