Cuidados Generales del Bebé

Cuidados Generales del Bebé


Baño

 

Aseo diario del niño (a)

 

Hay diferentes tipos de baño de acuerdo a la edad de tu bebe:

 

  • Baño de esponja para bebés recién nacidos.

 

  • Baño de tina (se puede llevar a cabo una vez que se les caiga el cordón umbilical).

 

  • Baño en regadera una vez que el bebé se ponga de pie.

 

¿Cuándo puedes empezar a bañarlo?


En general los pediatras recomiendan el baño del bebé diario desde recién nacido.

 

Recomendaciones:

 

 

Cuidados generales del bebé - Baño
  • Trata de hacer que el baño sea un ritual, se recomienda bañarlo alrededor de 1 hora después de haberlo alimentado.
     

  • Te sugerimos sea por la tarde-noche ya que descansará mejor después del baño y esto ayudará a establecer hábitos de sueño. Sin embargo tú podrás establecer el horario que mejor se adapte a tus actividades.

 

Precauciones:

 

Recuerda que deberá pasar por lo menos 1 hora después de haberlo alimentado antes de bañarlo, de lo contrario existe el riesgo de que vomite.


Organiza tus actividades de tal manera que consideres el tiempo suficiente para realizar el baño de tu bebé y evitar con ello prisas innecesarias.


Recuerda preparar todos los artículos necesarios para el baño antes de desnudar a tu bebé, si es necesario haz una tarjeta que te sirva de "guía" donde anotarás lo que necesitas.


Si estás sola en casa puedes dejar la contestadora telefónica durante el tiempo necesario para esta actividad, con ello evitará interrupciones o prisas.

 

Técnicas de baño por etapa

 

Baño de esponja para Recién nacido con Muñón Umbilical



Se denomina baño de Esponja porque no se utiliza una bañerita sino un recipiente pequeño con agua a una temperatura promedio de 37 a 38 °C y una toallita facial o esponja suave.

 

Consiste en asear el cuerpo de tu bebé por partes:


a. Descubre una parte de su cuerpo


b. Realiza la limpieza de la misma


c. Seca de inmediato y cubre nuevament
e

 

Esta técnica es recomendable durante los primeros días de la vida (entre 7 y 10 días), tiempo en que se desprende el muñón umbilical.

 

Artículos necesarios

 

Cuidados generales del bebé - Técnicas de baño

1. Un recipiente de agua tibia (entre 37 y 38 grados).


2. Esponja y toalla facial (con la esponja enjabona y con la toallita facial húmeda limpia).


3. Jabón neutro, suave sin aromatizantes y sin alcohol, adecuado para bebés (puede ser en pastilla o líquido).


4. Bolitas de algodón o toallitas desechables.

 


5. Toalla grande con gorro para cubrir a tu bebé.


6. Pañal y ropa limpia


7. Alguna crema hipoalergénica para bebé. Tu pediatra puede recomendarte la indicada para el baño del bebé.


8. Cepillo de cerdas suaves (especial para bebés).

 

Se puede utilizar shampoo sólo SI es especial para bebés, ten precaución de utilizarlo en pequeñas cantidades.

 

Recomendación: Mantén la cara, pompis y manos limpias aseándolas varias veces al día.

 

¿Cómo bañarlo?

 

Aplica a la esponja una pequeña cantidad de jabón y mantén la toallita facial humedecida en agua tibia.

 

Técnica:

 

1. Baña a tu bebé en una habitación con las ventanas y puerta cerradas, esto para evitar corrientes de aire dentro de la habitación.


2. Coloca a tu bebé sobre una superficie suave y firme, podría ser su cama o una colchoneta y coloca encima una toalla limpia.


3. Coloca los aditamentos necesarios cerca de ti. Teniendo principal cuidado con el recipiente de agua tibia, por lo que se recomienda ponerlo en un lugar seguro.


4. Una vez preparado lo anterior, prepárate para desvestir al bebé. Existen dos opciones:

 

a. Desnuda al bebé por completo y cúbrelo con una toalla siempre y cuando la habitación sea cálida.

 

b. Si por el contrario la habitación es fría, desviste poco a poco cada parte del cuerpo para su limpieza, cubriéndolo de inmediato.


5. Empieza la limpieza de las zonas más limpias para terminar con las más sucias, de tal forma que el agua que estés usando permanezca limpia. El siguiente orden puede ayudarte para organizar el baño de esponja para tu bebé:


a. Cabeza. Sostén al bebé con tu antebrazo y descansa la cabecita en la palma de su mano, colocando una pequeña cantidad de jabón, dando un masaje con la yema de los dedos y enjuaga. Cuida que el agua no entre a los oídos (coloque una bolita de algodón encima de cada oreja mientras humedeces y enjuagas la cabeza).


b. Cara. Para el aseo de la cara NO se necesita jabón; con una bolita de algodón húmeda limpia cada ojo del ángulo interno de la nariz hacia la oreja, limpia sobre la frente, mejillas, nariz y boca y seca de inmediato.


c. Cuello, pecho y abdomen. Pasa la esponja enjabonada por estas partes con suavidad, especialmente en los pliegues y con la toallita facial límpialo, seca de inmediato y cúbrelo. Con una gasa húmeda y jabón limpia la base del muñón umbilical, cambia la gasa húmeda y retira los residuos de jabón, finalmente seca cuidadosamente con otra gasita.


d. Brazos. Pasa la esponja enjabonada por su brazo y mano (si la tiene cerrada ábrela con delicadeza), límpialo con la toallita facial, seca de inmediato y cúbrelo.


e. Espalda. Pasa la esponja enjabonada desde el cuello y hasta la cintura, con la toallita húmeda límpialo, seca de inmediato y cúbrelo.


f. Piernas. Pasa la esponja enjabonada a lo largo de cada pierna, hasta terminar en cada pie, teniendo especial cuidado en los pliegues, con la toallita húmeda límpialo, seca de inmediato y cúbrelo.


g. Genitales. Con una bolita de algodón húmeda o toallita húmeda desechable, SIN jabón, limpia en el caso de las niñas separando los pliegues de los labios mayores de arriba (parte baja del vientre) hacia abajo sin que toque el ano. Después cambia la bolita de algodón y limpia el ano, sin que toque la vagina. En el caso de los niños con una bolita de algodón húmeda o toallita húmeda desechable, limpia los pliegues de la bolsa escrotal, así como la cabeza del pené (glande) sin jalar o retraer mucho el prepucio (piel que recubre la cabeza del pene), sécalo y cúbrelo. En el caso de los niños con circuncisión deberás consultar a tu pediatra sobre los cuidados de la zona.

 

6. Una vez terminado el baño, y sin zonas húmedas, aplica en todo su cuerpo una crema hipoalergénica para hidratar su piel.


7. Protege la piel de las pompis con una pomada especial para evitar rozaduras.


8. Coloca el pañal y vístelo.

 

Recuerda: Deberás mantenerlo abrigado, e ir descubriendo cada parte de su cuerpo a la vez, lavándolo con suavidad, limpiando con la toallita humedecida en agua tibia, finalmente secar y cubrir de inmediato.

 

¡NUNCA DEJES SÓLO AL BEBÉ! Téngalo SIEMPRE al alcance de los brazos.

 

Baño en TINA, sin muñón umbilical

 

Se denomina baño de Tina porque se utiliza una tina o bañerita con agua a una temperatura promedio de 37 a 38 °C. Consiste en asear el cuerpo de tu bebé en dos tiempos:
a. Fuera de la tina se asea la cara y cabeza.
b. Se introduce al bebé en la tina con agua para asear el resto de su cuerpo

 

¿A qué edad es recomendable el baño de tina?

 

Este baño se utiliza una vez que se desprendió el muñón umbilical y la zona ha cicatrizado por completo, cuando tu bebé tenga más control de su cabecita y espalda, podrás hacer el aseo de la cara y cabeza dentro de la tina.

Una vez que tu niño se ponga de pie (después de su primer año) y controle esta posición, puedes suspender el baño en tina e iniciar el baño en regadera.

 

Artículos necesarios

 

1. Tina de un tamaño adecuado para tu bebé. No es conveniente que sea ni demasiado grande ni muy pequeña. Es preferible una tina hecha de material antiderrapante o como otra alternativa, puedes colocar una toalla limpia en el fondo de la tina, con la finalidad de disminuir temores en el bebé:
- La nuevas bañeritas traen soporte para la cabeza y algunas incluso tienen sensores de calor que te advierten si el agua del baño está demasiado caliente.
- Otra opción es una hamaca de baño la cual es elástica y permite el filtro del agua. (Disponibles en tiendas de bebes)


2. Usa la bañerita para bebé en cualquier habitación: Colocándola a una buena altura para ti, ya que el estarte doblando puede ocasionar dolor de espalda.


3. Un recipiente de agua tibia en cantidad suficiente y a la temperatura adecuada (37-38 grados).


4. Esponja o guante de toalla.


5. Jabón cremoso y suave sin aromatizantes o alcohol adecuado para bebés.


6. Shampoo especial para bebés si lo deseas.


7. Toalla grande con gorro para cubrir al bebé.


8. Pañal y ropa limpia.


9. Alguna crema hipoalergénica para bebé. Tu pediatra puede recomendarte la indicada para el bebé.


10. Cepillo de cerdas suaves (especial para bebés).

 

Técnica.

 

1. Baña a tu bebé en una habitación con las ventanas y puerta cerradas, esto para evitar corrientes de aire dentro de la habitación.


2. Coloca los artículos necesarios cerca de ti. Teniendo principal cuidado con el recipiente de agua tibia, por lo que se recomienda ponerlo en un lugar seguro.


3. Una vez preparados todos los accesorios, prepárate para desvestir al bebé. Existen dos opciones:


a. Envuelve en una sabanita a tu bebé para tener un mejor control de su cuerpo


b. Cárgalo contra tu costado (a la altura de la cadera) con la cabecita hacia el frente "posición de balón de fútbol americano". Esta posición te permite asegurarlo adecuadamente y tener una mano libre para su aseo.


4. Antes de meter al bebé en la tina, limpia sus pompis para evitar ensuciar el agua.


5. Coloca en la tina agua limpia y cálida a una altura de 5 cm. Vigila la temperatura ya que la piel de tu bebé es muy delicada y se puede quemar en segundos si está demasiado caliente. Prueba la temperatura del agua con tu codo. En caso de que quisieras medirla con termómetro, ésta debiera estar dentro de un rango de 37° a 38 grados. El siguiente orden puede ayudarte a organizar el baño de tu bebé.


a. Cabeza. Sostén al bebé con tu antebrazo y descansa la cabecita en la palma de tu mano, coloca una pequeña cantidad de jabón, da un masaje con la yema de los dedos y enjuaga. Cuida que el agua no entre a los oídos (coloca una bolita de algodón encima de cada oreja mientras humedeces y enjuagas la cabeza).


b. Cara. Para el aseo de la cara NO necesitas jabón; con una bolita de algodón húmeda limpia cada ojo del ángulo interno de la nariz hacia la oreja, limpia sobre la frente, mejillas, nariz y boca y seca de inmediato.


6. Retira la sabanita en la que envolviste a tu bebé e introdúcelo en la tina como si se quedara sentado, mantenlo descansando la cabeza en tu antebrazo; con esto, tendrás la mano contraria libre para continuar con el baño.


7. Lava el cuello, pecho, abdomen, brazos, piernas y genitales externos y enjuague.


8. Genitales: Con una bolita de algodón húmeda o toallita húmeda desechable, SIN jabón, limpia en el caso de las niñas separando los pliegues de los labios mayores de arriba (parte baja del vientre) hacia abajo sin que toque el ano. Después cambia la bolita de algodón y limpia el ano, sin que toque la vagina. En el caso de los niños con una bolita de algodón húmeda o toallita húmeda desechable, limpia los pliegues de la bolsa escrotal, así como la cabeza del pené (glande) sin jalar o retraer mucho el prepucio (piel que recubre la cabeza del pene), sécalo y cúbrelo. En el caso de los niños con circuncisión deberás consultar a tu pediatra sobre los cuidados de la zona.


9. Gira al bebé con cuidado para que quede boca abajo y lava su cuello, espalda y pompis. Enjuaga.


10. Saca al bebé de la tina, cúbrelo de inmediato con una toalla y seca perfectamente.


11. Una vez terminado el baño, y sin zonas húmedas, aplica en todo su cuerpo una crema hipoalergénica para hidratar su piel.


12. Protege la piel de sus pompis con una pomada especial para evitar rozaduras.


13. Colócale su pañal y vístelo.

 

¡NUNCA DEJES SÓLO AL BEBÉ! Tenlo a la mano.

 

 

Baño en Regadera

 

El baño en regadera se recomienda para niños a partir de tres años y con supervisión permanente de un adulto. Sin embargo puede ser utilizado por practicidad para los padres a partir del 3er mes de edad en promedio, con las siguientes recomendaciones:

 

1. Requiere que cuando realices el baño en regadera te sientas segura de hacerlo, de lo contrario el bebé percibe tu miedo o estrés y como consecuencia se sentirá inseguro; lo que mostrará con llanto.


2. Es indispensable que se encuentren dos personas al momento de realizar el baño. Pueden ser tu pareja y tú o bien, algún familiar. De esta manera, tú estarás bañándolo y la otra persona lo recibirá para vestirlo.


3. La caída del agua de una regadera convencional puede provocar que el bebé tome agua o ésta se introduzca a sus oídos, ojos, nariz, etc.; por lo que se recomienda la instalación de una regadera manual o de teléfono, con la que tú puedas controlar la caída del agua y que no tenga mucha presión.


4. Después del baño deberás envolver a tu niño perfectamente y dejarlo así por un par de minutos antes de descubrirlo para vestirlo; ya que los cambios de temperatura del cuarto de baño a la habitación pueden generarle problemas.


5. Ten sumo cuidado cuando estés enjabonándolo para evitar que se resbale.

 

Recomendación: Para evitar que tu bebé resbale, es recomendable que la persona que sostiene al bebé vista una camiseta de algodón. La playera será menos resbalosa que la piel al contacto con el jabón.

 

Artículos necesarios

 

1. Jabón o shampoo para niños


2. Tapete antideslizante


3. Toalla y ropa limpia


4. Crema hidratante


5. Cepillo de cerdas suaves


6. Playera de algodón (en caso de ser necesario)

 

Técnica

 

  • Se inicia el baño de cabeza a pies.

     

     

  • Ten especial cuidado en el aseo del área de genitales externos.

     

     

  • Como puedes ver, el baño en regadera resulta contrario a lo que todos piensan más complicado y riesgoso que el baño en tina, por lo que te sugerimos utilizar este último para el aseo de tu bebé. Al principio resultará complicado pero ya verás que con el paso de los días te sentirás satisfecha de adquirir mayor habilidad en esta actividad y tu bebé disfrutará mucho más del baño y estará más seguro.

 

Aseo de la Nariz

 

  •  La mejor manera de limpiarle la nariz a tu bebé es humedeciendo cada conducto nasal, pues así se hidrata la secreción que la obstruye (moco) y se facilita su retiro con un pañuelo facial.
     

  •  Coloca a tu bebé boca arriba con la cabeza ligeramente más abajo que el resto de su cuerpo, aplica de 2 a 3 gotas de agua tibia (cuida que esté tibia y limpia) en cada conducto, incorpora al bebé a una posición de semisentado y espera un par de minutos; puede que tu bebé estornude y expulse la secreción y de esta manera, tú podrás retirarla con un pañuelo facial.

 

Precaución:

 

  •  Nunca introduzcas hisopos u otros objetos a las narinas, ya que puedes empujar las secreciones a una parte más alejada y complicar su eliminación.

 

  •  Realiza el aseo de las narinas todas las mañanas y en otros momentos del día si es necesario, además del momento del baño.
     

  •  Con respecto a las "perillas para la nariz", consulta directamente con tu pediatra sobre su uso adecuado.

 

Aseo de los Oídos

 

  • Puedes lavar los oídos al final del baño, envolviendo una toallita facial alrededor de tu dedo índice y limpiando sólo la parte externa del oído con delicadeza, además de limpiar detrás de la oreja.

 

Precaución:

 

  • Nunca introduzcas hisopos o cualquier otro objeto dentro del oído; ya que empujaría el cerumen a la parte interna del conducto auditivo favoreciendo la formación de tapones que dificultarían su audición, además que podrías dañarle su tímpano.

 

  •  Después de bañarlo, asegúrate de secar bien toda el área externa del pabellón auricular, la humedad en esta zona puede favorecer la presencia de infecciones locales: otitis.

 

La Leche Materna es el mejor alimento para su bebé.