Johns Mead

business model

Johns Mead

El aislamiento social y la soledad

Uncategorized

 

El hombre es por naturaleza un ser vivo sociable. Si bien habrá personas que disfruten mucho de estar solos y pasar tiempo consigo mismos sin mayor problema, habrá otros que esto es un gran problema. Por ejemplo, cuando se tiene demasiado estrés ¿te llegas a retirar de los demás?

La soledad tiene sus beneficios. Pero si te retiras de la vida tanto que te sientes solo, es hora de buscar el apoyo de personas en las que confíes porque bajo estas circunstancias, la soledad es una “mala consejera”.

Es fácil aislarse después de un evento estresante, pero hay que recordar hacer un esfuerzo para conectarse nuevamente con los demás.

En pocas palabras, el aislamiento no es la respuesta para lidiar con el estrés.

En cambio, hablar con alguien acerca de tus problemas y sentirse apoyado puede ayudar a reducir el estrés, junto con la soledad.

Por lo tanto, no tengas miedo de recurrir a otros, incluyendo amigos, familiares, mascotas o un grupo de apoyo o consejero como parte de tu plan de alivio en cuanto al estrés.

Puede ser que te llegue a costar trabajo pedir ayuda, pero vale la pena hacerlo.

Generalmente las mujeres suelen “sacar” sus problemas al platicar con una amiga o un familiar, en cambio los hombres no suelen hablar, prefieren encerrarse en sí mismos y buscar por sí solos una salida.

Debemos ser conscientes de que pedir ayuda no es signo ni de debilidad ni falta de orgullo. Existen especialistas que saben muy bien como lidiar con estos “fantasmas” que nos rodean y hacen daño y pueden sacarnos más fácil y rápido del problema.

¿Cuándo es momento de pedir ayuda?

Cuando sientas que tu mundo se está derrumbando y signos como los problemas del sueño lo indican.

Se supone que el sueño ayuda a recargar nuestra energías para que hacerle frente a las responsabilidades del día a día.

Pero cuando el estrés oscila más allá de tu control, puede ser difícil de conciliar un sueño reparador.

La falta de sueño produce un efecto dominó, es decir, aumenta tu nivel de estrés, lo que hace que pienses de forma irracional, haciendo que sea más difícil de lidiar con el estrés y lo único que se consigue es aumentar el riesgo de sufrir dolor, lesiones y otros problemas de salud.

Recordemos que el cuerpo cobra facturas, cuando se tiene mucho estrés, el cuerpo libera una gran cantidad de adrenalina y esto conlleva a problemas físicos mayores.

Ciertas pruebas de laboratorio pueden corroborar tu grado de adrenalina por lo que es posible que el médico te indique que te las hagas. En Laboratorios Azteca, somos unos laboratorios en el Estado de México y en la Ciudad que podemos apoyarte con este paso importante.

Sin embargo, el primer paso lo das tu al acercarte a pedir ayuda.

Acciones como el ejercicio de tres a cinco veces a la semana definitivamente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *