Johns Mead

business model

Johns Mead

Noche de terror

Uncategorized

El pasado fin de semana, cuando salí de las arrendadoras donde trabajo me quedé de ver con mis amigos en la estación de Tacubaya para irnos a la casa de uno de ellos que vive más allá de Cuatro Caminos. Teníamos toda la intención de pasar una noche de juegos de terror, aunque no estaba muy seguro de que aguantáramos hasta la madrugada.

El camino estaba pesado, lleno de gente y carros como de costumbre, pero con nuestra plática amena, el tiempo se pasó volando. Al llegar pasamos a comprar provisiones en una Comercial Mexicana y mientras algunos de nosotros preparábamos la cena, los demás dejaban listo todo para comenzar a jugar.

Lo primero que pusimos fue Bloodborne, un juego que me moría de ganas por probar, pero al no tener Play Station 4, tuve que esperar el día en que uno de mis amigos lo adquiriera para poder aventurarme en él. Los gráficos 4K, el efecto de sonido gracias a sus múltiples bocinas y la enorme pantalla me transportaron inmediatamente a ese mundo lleno de terror, sangre, violencia y muerte. Anteriormente ya había jugado Demon Souls, juego de los mismos creadores de Bloodborne y ya conocía la crueldad con la que tratan a sus jugadores, ya que los jefes, los escenarios y las misiones son complicadísimas a morir, no por nada hay miles de memes sobre Demon Souls, Dark Souls y Blodborne en la red como burla de la gran dificultad que poseen.

Al ser de sólo un jugador, decidimos turnar el control al momento de morir, y como yo fui el primero en probarlo, mis amigos no tuvieron que esperar mucho para poder tener en control en sus manos: me mataron inmediatamente salir de la habitación donde me encontraba. Lo poco que jugué se me hizo interesante, difícil y muy complejo, pero tuvimos que dejarlo por la alta sensibilidad de la cámara: ya nos habíamos mareado todos.

Después decidimos jugar Obscure, un título de hace muchos años atrás, cuando el buen survival horror al estilo Resident Evil estaba en apogeo. Lo bueno de este título era que podíamos jugar dos personas simultáneamente y mientras nos molestábamos e insultábamos, llegamos a morir un par de veces. El problema de este juego, o la belleza dependiendo de cómo lo veas, es que cuando muere tu personaje ya no puede revivir, por lo que decidíamos cargar el punto de guardado anterior, ya que si seguíamos así, todos íbamos a morir y nos quedaríamos sin personajes jugables. Este título ya lo había disfrutado muchos años atrás y volver a jugarlo con mis amigos fue un juego de lotería sin ser un billete ganador.

Cuando el reloj mostró que ya era la una de la madrugada, muchos ya se estaban cayendo de sueño, pero la aventura apenas comenzaría: Outlast 2 venía en camino, el juego de terror del momento cuyo primer título revolucionó el género. Este es el título en el que todos mueren de miedo y juegan con figuras de santos y dioses por su pesada carga religiosa y demoníaca. El primer título es una delicia y el segundo, lo que llevo de él, no me ha decepcionado. Por eso, cuando lo puse y me senté muy emocionado, la mayoría de mis amigos decidieron irse a dormir por miedosos, pero no importa, siempre puedo jugarlo solo…o eso es lo quiero creer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *